Cafe
café
hacer cafe
hacer buen café
cafe

caféInfusión

La preparación es la etapa en la que el agua caliente toma el sabor del café molido, por infusión. La temperatura del agua es clave para obtener una bebida óptima: debe oscilar entre los 88°C y los 93°C (es decir, debe ser agua que no alcance el hervor). En caso de que la temperatura sea más alta, el café se quemará y tendrá un sabor amargo. Si, en cambio, el agua no está lo suficientemente caliente el café no liberará sus aceites y por ende, tendrá una sabor débil y ácido (los ácidos son las sustancias que salen primero).

Por otra parte, y tal como planteamos antes, es importante que el grosor de la molienda sea adecuado al modo de preparación: a más tiempo de contacto con el agua caliente, mayor debe ser el grosor del café molido. Los métodos para preparar café son numerosos y cada uno de ellos tiene rasgos particulares. Mencionamos aquí los principales:

Cafetera de goteo

Uno de los métodos más sencillos, consiste en verter agua caliente sobre el café molido colocado en un filtro (usualmente de metal o papel), de modo que el café se macera con el agua y gotea sobre un recipiente (jarra o taza), produciendo café líquido. La molienda debe ser de mediana a gruesa. Puede tratarse de un artefacto manual que sostiene un filtro o de una máquina automática. Esta se encarga de calentar el agua y rociarla sobre el café, para obtener esta bebida en una jarra. Usualmente contienen un plato que mantiene la jarra caliente, aunque esto puede recalentar el líquido y volverlo amargo.

café quijano

Biggin

Este método de preparación se basa en la maceración, es decir, en colocar el agua caliente y el café molido en un recipiente, para luego de unos minutos filtrar la molienda y dejar listo un buen café. Existen distintas versiones de este sistema. Una de ellas consta de un recipiente con un pequeño filtro en el pico y una bolsa de papel en la que se coloca el café molido. También es posible encontrar un recipiente con un plato metálico en el fondo conectado a una barra delgada y la bolsa de papel con la molienda, de modo tal que una vez realizada la maceración se levanta el disco con el tubo para dejar sólo el líquido.

Prensa francesa

Este es un método famoso de preparación y consta de una jarra de vidrio, plástico o metal con pico, una tapa y un émbolo formado por un filtro metálico y una barra para subirlo y bajarlo dentro de la jarra. También es un método basado en la maceración. Se coloca el café molido en el fondo del recipiente, luego se echa el agua caliente y se tapa la jarra, durante aproximadamente cuatro minutos. Una vez transcurrido el tiempo, se empuja el émbolo hacia abajo para atrapar el café molido, y luego hacia arriba, para quitarlo.

Espresso

Las máquinas de espresso son quizás la forma más popular en el mundo entero de preparar buen café. Además, estos artefactos son el símbolo inconfundible de las cafeterías del siglo XX. Este sistema consta de un filtro en el que se coloca el café molido muy fino de modo compacto, un vaporizador (o bomba de presión), una palanca de compresión y un recipiente. El agua caliente se aplica a través del café molido a gran presión, lo que da por resultado un café espumoso y delicioso. Suele emplearse en este caso los granos color marrón oscuro. Las máquinas de espresso se caracterizan por producir una exquisita espuma de leche.


café gijón

Visita nuestras páginas amigas

café olé

spy shop

el café

paint shop

café madrid

shop prices

café teatro

washing machine

café central

bridesmaid gift

flan de café

café de chinitas
café con leche
licor café